Un barato punto de vista

 Tenia un poco las puntas encrespadas y necesitaba un buen cepillado, como no podía permitir un aspecto tan poco glamuroso para una diva como yo, le cogí dinero a mi amo y decidí ir a la “pelucat” Pelusexa que me dieran unos tratamientos súper cuquis de algas de “chumimiau” para brillar más que una starlett de las Vegas, y al final fue como en una peluquería china que te ofrecen folleteo de humanos…

Mientras me relamía con la malta, divisé a un “Curl” de unos seis años mirándome  con ganas de fornicio y fui cortés poniéndome en pompa saludando como una dama, mostrando mi atracción por ese extraño ejemplar felino con orejas curvadas hacia atrás con esos penachos de pelo que le salían de estas. :)

Me invitó a unos buenos whiskas, eso solo quería decir una cosa: tenía ganas de mambo, así  es que sin cortarme una raspa me lance hacia él y le invite a mis posaderas tan calientes que se podía hacer un “San Jacobo” tamaño albóndiga de la Esteban que son más grandes que su cabeza. A mi fundir el queso me pone más cachonda que a Peñafiel criticar a Letizía Ortíz en su primera aparición televisiva, pero eso ya es otro maullar.

Me babeo el lomo como un camionero sudoroso a una princesa del local Celeste en una carretera secundaria de Barcelona, moviendo su pelvis como un guitarrista punkarra tirándose a una “grupie” adolescente. ¡Miau como babeaba de placer! :roll: Arañando con mis patas traseras recién limadas destrozando el cuero del asiento de la pelucat que se convirtió en una Pelusex.

No me digáis porque pero me giré y empecé a lamerle esas orejas tan curiosas y redondas que me recordaban a las baratijas de Karmele Marchante, si ya sabéis esa momia tan colorida supuesta madre de Amaral.

Pelusex fullMe empotró contra lavadero, era mejor que las peluquerías chinas con final feliz, adoro la pelusex. Me encantaba sentirme observada como la peloponi en su mejor intervención televisiva, barata, postiza… poco princesa. :oops:

Pero  en cambio con el talento y glamour de Lidia Lozano bailando el “chuminero”, también conocida como “Albano tu hija esta viva”. Este felino al final se puso tan pesado que  me tuve que ir de la pelusex sin la fragancia que tanto me gusta para sentirme como una buena petarda anunciando las segundas rebajas del Corte Ingles “Miau! Nº5″.

Aunque el fluido de aquel Curl era maravilloso con un aroma ligeramente acidoso entre pescado y fruta que me recordaba a mis tiempos de modelo cuando siempre acababa llena de fijador natural disfrutando de los placeres del bukake por primera vez en toda mi live.  Ains! soy una gata demasiado Benetton con un pasado muy “Showgirls”.

Frotamientos felinos y sobretodo difunde a la gata. ;)

Deja un comentario y te ronroneo un rato...

Suscribete a:
Haz #FollowMiau

Para recibir notificaciones de nuevas entradas en el em@il, Barata jamás vendera a terceros ningun tipo de información, obiusly :3